manual-de-lideres-cristianos

Manual de lideres cristianos

Manual de lideres cristianos

Manual de lideres cristianos que los capacita y desafía al cuidado y servicio en las células o grupos pequeños. Formato PDF.

La Marca del líder (Marcos 10: 42 al 45)

Empezar un grupo requiere de mucho servicio. Este trabajo no siempre es agradecido, a veces es criticado y es muy sufrido. Si el líder no tiene claro que esta haciendo esto para el Señor, no lo podrá realizar, si esta buscando elogio o apoyo a través de esto fracasará. El líder debe aprender a depender solamente del Señor Jesús, lo que se suma a esto se acepta como una bendición, pero no hace que su trabajo dependa de ello. Es el servicio antes de que empiece la reunión lo que muchas veces hace la diferencia entre el éxito y el fracaso.

El ejemplo de Jesús.

Jesús es nuestro modelo supremo de lo que es un líder.

  1. Enfocado en las necesidades de los otros. Dios está diciendo: “yo quiero que usted sea un líder, mirando a las necesidades de las personas”
  2. Dejando de lado sus “derechos”. Nosotros somos llamados a dejar de lado nuestros derechos. Si nuestra actitud es, “yo ya estoy cansado de las personas que se aprovechan de mí cuando intento ayudarlas” entonces nosotros hemos perdido la actitud de un sirviente. Nosotros hacemos de la excusa un pecado (“El que puede hacer lo bueno y no lo hace le es pecado”). Si hay personas con problemas en nuestra célula, nuestra actitud debe ser hacer lo necesario para servirlos. Este es el ejemplo de Jesús. Nuestros valores son amar a Dios y amar a las personas
  3. El beneficio es para el otro. Jesús no dejó de ser Dios, pero Él se vació de su gloria. El servicio no es algo que nosotros hacemos para tener una vida plena, es lo que nosotros hacemos para que otros puedan tener una vida plena. Cuando servimos a Dios y a las personas no lo hacemos para lograr algo doble para nosotros, sino para ofrecer algo doble para el otro.
  4. Eligiendo vivir para otros. Jesús tomó una posición más baja que la de un sirviente. Cuando Dios nos llama a servir lo hace para que otros puedan cumplir en sus vidas lo que Dios quiere hacer con ellos. “El cristiano no vive para sí”
  5. Una materia de obediencia. Es una cuestión de obediencia y no de sentimientos. Cuando todo pasa por como usted se siente Dios puede hacer poco con usted. Obediencia a los valores elegidos, siempre con la ayuda de Dios, pero no siempre dependiendo de los sentimientos.

Este es el ejemplo de Jesús y Pablo nos dice “Su actitud debe ser como la de Jesús”

Esta es la actitud que nosotros debemos tener si nosotros vamos a ser líderes en la iglesia de Jesús.

Dios llama a los líderes para ser sirvientes. Si usted quiere ser un líder, tendrá que servir. Cuando nosotros servimos a las personas con esta actitud, ellos querrán servir con nosotros.

Nosotros no dirigimos a las personas para servir imponiéndoles cosas o mandándolas. Si nosotros sembramos servicio, nosotros cosecharemos sirvientes. Nosotros cosechamos lo que nosotros sembramos.

Nuestra actitud determina nuestra altitud. Si nosotros tenemos la actitud de siervos, las personas querrán venir y crecerán. Esto produce una célula saludable donde se desarrollan relaciones y las personas crecen en Cristo. Donde hay actitud de servicio Dios obra y construye su iglesia.

El ejemplo de Pablo:

  • Cree que hay que dar ejemplo en todo, no importa la edad.
  • Tiene disposición de siervo.
  • Practica la veracidad en lo que dice y hace.
  • Habla solo de lo que ha experimentado.
  • Busca el bien de otras personas, no el propio.
  • No invade áreas de trabajo de otras personas.
  • Esta contento con lo que tiene.
  • Nada lo desanima!
  • Deja de lado todo lo que le impida conocer más a Cristo.
  • Preocupación, aflicción y lágrimas por las personas.
  • Gasta de lo que tiene y se gasta a sí mismo por amor a las personas.
  • Cree que no tiene capacidad propia, le es dada por Dios
  • Trabaja en equipo. Nunca anda solo.
  • Ora constantemente.
  • Planifica concretamente y a largo plazo.
  • No improvisa sus actividades.
  • Dios es el que desarrolla el programa.
  • Se disciplina para llegar a la meta.
  • Su gran método era amar.
  • Trabaja constantemente y hasta fatigarse.
  • Ama a las personas, no las cosas que tenían las personas.
  • No habla con grandes palabras.
  • Odia el pecado pero ama al pecador.
  • Sigue yendo a los hogares mientras no lo echen.
  • Ilustra sus enseñanzas (esclavitud, matrimonio, edificio, soldados, labrador, etc.)
  • No busca agradar a la gente.
  • Sabe que lo que fructifica es la Palabra de Dios enseñada, no sus palabras.
  • No enseña nada que no esté escrito.
  • Es observador e inquieto para servir a Dios.
  • Es sociable y conversa con la gente.
  • Aprovecha cualquier situación para hablar de Cristo (plaza, cárcel, orilla del rio, etc.)
  • No entra en discusiones inútiles ni en polémicas que generan problemas.
  • Visita discípulos y corrige.
  • Visita para ver progresos espirituales.
  • Constantemente anima a sus discípulos a leer la Palabra de Dios.
  • Delega trabajo en sus discípulos y les enseña a delegar.

Formas claras de servir para lideres de células:

  1. Practicando hospitalidad : Dios quiere usar nuestras casas para edificar su Reino.
  2. Siendo un ejemplo: no somos perfectos, pero servimos siendo ejemplos y somos ejemplo sirviendo.
  3. Buscando a los que no creen: Jesús enseñó la prioridad de buscar a la oveja alejada.
  4. Satisfaciendo necesidades especiales (enfermedad, falta de trabajo, etc.)
  5. Orando: No hay mejor servicio que un líder puede hacer que orar por ellos cada día uno por uno.
Comprar este recurso

Comentarios

Deja un comentario

¿Primera vez en RECURSOSOM? Deja tu email y te llevas un regalo.

x
A %d blogueros les gusta esto: