manual-del-misionero-2017

Manual del misionero 2017

Manual del misionero 2017

Manual del misionero 2017: recurso online interactivo que te ofrece capacitación profunda y detallada en aspectos imprescindibles para tu formación misionera.

Cuidado Integral del Misionero

Dios es el principal pastor de cada uno de sus hijos y es Él quien se va a ocupar de cada necesidad tuya como misionero. “La responsabilidad suprema del cuidado de los misioneros de Dios descansa plenamente en Sus manos porque Él es quien los envía, y quien tiene el poder para sostenerlos. Aunque la iglesia le envíe, y una agencia administre, el misionero tiene que funcionar sabiendo que su principal Jefe es el Señor de la mies”. Mario Loss, artículo “El Cuidado Integral del Misionero”. Misionero de SIM en Uruguay

Los Responsables del Cuidado Integral

Años atrás, cuando los discípulos iban a predicar el Evangelio, no existía un grupo estructurado de envío que diera cuidado integral, sin embargo; eso no fue un impedimento para que la Palaba de Dios se siguiera extendiendo. A medida que las misiones iban creciendo y debido a las crisis que muchos misioneros experimentaban en el campo; se pudo formalizar de una mejor manera las responsabilidades y roles del equipo misionero.

Esta tarea ha sido compartida entre tres entidades:

1) la iglesia enviadora, 2) la agencia misionera y 3) el misionero.

Cada miembro de esta alianza tiene un rol importante y diferente que cumplir. Este cuidado integral se debe dar en las diferentes etapas de la vida misionera, desde el momento en que inicias tu llamado y aun cuando estás en tu propio país o cuando regresas del campo.

La iglesia enviadora

Debe brindar apoyo desde el momento en que reconociste tu llamado. Responsabilizarse de darte una buena preparación, en la cual puedan ser probados tus dones y habilidades y en donde tu carácter sea moldeado para ser lanzado a la obra. También es responsable de la logística para el envío y del cuidado en el campo. Cuando hablamos de la iglesia, hablamos de todo el cuerpo de Cristo, incluyendo al pastor y líderes.

La agencia misionera

Mayormente se encarga de la supervisión y cuidado en el campo. Debe haber una buena comunicación entre el misionero y su supervisor, así como con los otros misioneros que trabajan en las mismas tareas. Deben haber informes y entrevistas periódicas en el campo, talleres, conferencias y retiros espirituales para renovarte el ánimo espiritual y emocional. Es necesario que te hagan exámenes de salud espiritual, emocional y físico para evitar el agotamiento. La agencia se esfuerza para reforzar el sentido de familia o equipo con los misioneros que trabajan en el campo y prevenir que pequeñas diferencias lleguen a ser grandes conflictos con problemas difíciles de solucionar.

El misionero

Hay una dimensión personal que te corresponde en cuanto a tu propio cuidado. Tienes que entender las funciones de la iglesia y de la agencia para contigo y mantenerlos informados de tus necesidades. Muchas veces, la iglesia y agencia no sabrán qué es lo que necesitas; por ello, es importante que lo comuniques y sepas explicarlo. Además, debes formar un grupo cercano de apoyo con los que podrás compartir con mayor libertad tus necesidades y buscar ayuda cuando la necesites. Lo más importante: debes cuidar tu propia relación con Dios y depender de Él, porque es Él quien te sustenta.

Comunicación Constante

Mantener la comunicación a distancia es un poco difícil pero no imposible. Hoy en día contamos con muchas herramientas que nos facilitan estar más en contacto con nuestra iglesia local. Aun así, no todos los casos son iguales, ya que hay algunos misioneros que irán a lugares de acceso cerrado, pueblos donde no hay internet, etc. En lo posible, debes tratar de programar y disponer de un tiempo para poder comunicarte con la iglesia enviadora, agencia, amigos, familia, etc. Y en los casos en los que no se cuenta con internet o fácil acceso a la comunicación, programar comunicaciones periódicamente cuando tengas acceso a internet o algún otro medio de comunicación.

La idea es que desarrolles y mantengas una constante comunicación de tu parte. “A veces los misioneros se quejan de que no hay suficiente apoyo espiritual y económico. Pero a veces cometemos el error de no comunicarnos fielmente con la iglesia o enviadores. Esto lo debe tener claro el misionero antes de salir al campo”, dijo Gilmar Rivas, misionero de NED Global. Joseph Watson, misionero de JuCUM también dijo: “Tienes que estar dispuesto a comunicarte con el equipo de envío de alguna forma y hacerlo regularmente: Mails, facebook, teléfono, skype, etc. La regla número uno es mantenerte comunicado. No esperes hasta volver a casa para contarle a la gente la historia completa de cómo ha estado tu vida. Es imposible que la iglesia ore por todo lo que te pasó en un año, tienes que comunicarte”.

Forma un Equipo de Apoyo

La tarea misionera a la cual eres enviado no es una tarea de un solo protagonista. Es la tarea de toda la iglesia y como misionero tú tienes la responsabilidad de que tu iglesia entienda que son importantes en el ministerio y que junto a ti pueden hacer misiones. Neal Pirolo y otros autores han escrito sobre la importancia de que un misionero salga al campo con un equipo de apoyo en las áreas: moral, organizacional, económica, oración, comunicación y para cuando el misionero regresa del campo.

En este equipo se pueden involucrar diferentes miembros de distintos ministerios. Esto enriquece al equipo y también permite que toda la iglesia esté involucrada y participe en las misiones. Este equipo te ayudará desde casa mientras estés en el campo. Debes orar por ellos y fortalecer la amistad. No los veas sólo como gente que te tiene que dar, sino también debes estar dispuesto a darte por ellos y mostrarte amigo.

Comprar este recurso

 

Comentarios

Deja un comentario

¿Primera vez en RECURSOSOM? Deja tu email y te llevas un regalo.

x
A %d blogueros les gusta esto: