manual-del-misionero-pdf

Manual del misionero pdf

Manual del misionero pdf

Manual del misionero PDF. El manual incluye recursos ONLINE muy útiles y prácticos para tu aprendizaje: videos, lecturas, casos, testimonios, mentoría, etc.

Misiones Transformadoras

Ya es tiempo de mostrar el mensaje del Evangelio, no únicamente con palabras persuasivas de sabiduría humana sino también, demostrarlo a través de acciones transformadoras que hacen más real el amor de Dios en la vida de las personas. “La tarea de la iglesia es: vivir el Evangelio y al hacerlo, mostrar las marcas de las señales del Reino de Dios. Es tarea de la iglesia compartir el Evangelio y también ministrar proféticamente en términos de denuncia de la injusticia, de búsqueda de la verdad, de servicio a las viudas, a los huérfanos, a los niños de la calle…” dijo Aldir Steuernagel, ex-presidente de la Fraternidad Teológica Latinoamericana.

La Iglesia que Transforma al Mundo

La Iglesia transforma al mundo cumpliendo con el propósito de Dios a través de todo lo que es, todo lo que hace y lo que dice en su interacción con la sociedad. El Evangelio no es una fórmula doctrinal para la salvación del individuo, sino las Buenas Nuevas de la acción de Dios por medio de Jesucristo con miras al cumplimiento de su propósito para toda la raza humana. Y estas buenas nuevas se comunican, no sólo en palabras, sino en acciones; no sólo por lo que se dice y se hace, sino por lo que se es, según René Padilla, escritor cristiano.

Lo que la Iglesia dice

La Iglesia es portadora de un mensaje, el mensaje de la reconciliación que encontramos en la Palabra de Dios, donde se expresa que el Padre quiere restaurar toda la Creación en Cristo. Él quiere devolver la armonía a las relaciones del ser humano con Dios, consigo mismo, con su prójimo y con la creación. La Iglesia es llamada a ser la voz que denuncia el pecado y anuncia la esperanza. La voz de Dios en la Iglesia se hace carne en la vivencia cotidiana de Su pueblo, pues la Iglesia tiene un mensaje pero es a la vez el Mensaje.

Lo que la Iglesia hace

La Iglesia es llamada a cumplir su misión en una forma integral de manera que se transformen positivamente todas las áreas de la vida. “La misión se orienta a la satisfacción de las necesidades básicas del ser humano incluyendo la necesidad de Dios, pero también la necesidad de techo, alimento, abrigo, salud física y mental y el sentido de dignidad humana”, dijo Padilla. Para llevar a cabo la misión integralmente debes cumplir el rol de predicar las Buenas Nuevas de salvación en Jesucristo. Promover un discipulado que permita la transformación del carácter de Cristo en cada creyente. Crear una comunidad de adoración y alabanza a Dios, así como de solidaridad y que comparta las cosas; que sirva plenamente a las necesidades integrales de hombres y mujeres; que denuncie el pecado, liberte a los cautivos, que anuncie el perdón y que señale el camino de la verdad.

La iglesia es llamada a cuestionar las pretensiones absolutistas de los poderes de este mundo, a desenmascarar el egoísmo y la injusticia que caracteriza a este presente orden y a inquietar la conciencia de aquellos que viven presos de la ignorancia y la miseria. Positivamente tiene el imperativo de anunciar el nuevo orden de Dios en Cristo, señalar el camino del arrepentimiento y la fe como vía transformadora y creadora, interpretar las señales de justicia, liberación y plenitud de vida que laten en el mundo.

El Evangelio que Transforma

Llevar el Evangelio es exponer a las personas a la acción transformadora que comienza en el interior de cada individuo en el momento en que el Espíritu de Dios entra en ellos. Si bien la iglesia puede y debe estar involucrada en acciones de transformación material, emocional y no sólo espirituales; hay el peligro de creer que se puede llegar a lograr una transformación interior partiendo de lo exterior, que es lo que rodea al hombre. Nuestra acción externa se debe realizar más bien por misericordia, por búsqueda de la justicia de Dios, por anhelo de servicio, etc., pero esto nunca será nuestra única o principal motivación.

El amor al prójimo en el orden de Dios está ligado al principio del amor a Dios. No me parece viable ni parte del plan divino apuntar a la “cristianización” de la sociedad en base a establecer valores morales altos en la comunidad humana, sin que antes no haya una verdadera conversión a Dios en el corazón. Parte del peligro de intentar esta cristianización es que podemos llegar a ser una comunidad convencida de los altos valores del cristianismo (creernos una sociedad cristiana por los valores y normas éticas que practicamos), pero no convertida a la persona de Cristo (en realidad no llegar a ser hijos de Dios como está establecido en Juan 1:12).

La misión sólo hace justicia a la enseñanza bíblica y a la situación concreta cuando es integral. En otras palabras, cuando es un cruce de fronteras (no sólo geográficas sino culturales, raciales, económicas, sociales, políticas, etc.) con el propósito de transformar la vida humana en todas sus dimensiones, según el propósito de Dios, y de empoderar a hombres y mujeres para que disfruten la vida plena que Dios ha hecho posible por medio de Jesucristo en el poder del Espíritu.

Comprar este recurso

Comentarios

Deja un comentario

¿Primera vez en RECURSOSOM? Deja tu email y te llevas un regalo.

x
A %d blogueros les gusta esto: